Archivos de la categoría ‘Transformación’

Después de las tentaciones, nos cuenta la Palabra, pasarían 3 años y llegaría el momento de su muerte. Sentenciado había sido Jesús por transgredir la ley, por blasfemar hablando cosas de Dios sin tener “autoridad” para hacerlo; por condenar la religiosidad, el abuso de poder, la insensibilidad; por promover un movimiento contracultural que resistiría a los sistemas de este mundo con amor, justicia y sabiduría.

Anunciar y vivir este Reino que no busca la importancia, el poder, ni la fama; llevaría no solamente a Jesús a la cruz, sino también a varios de sus seguidores en los primeros siglos. La muerte de Jesús no es la misión en sí, Él no vino solamente a este mundo a morir. Su muerte, es la consecuencia de haber cumplido su misión de anunciar una vida completamente distinta a la que el sistema dominante promovía. El Reino de los cielos sería una propuesta que al ser vivida en la radicalidad con la que Jesús la proclamó y vivió, sucumbiría a los poderosos de este mundo. Éstos, confundidos y con miedo a ser destituidos por un Reino que no vino a gobernar, sino a liberar; tomarían la tajante decisión de matarlo como a un vil criminal.

En la cruz, el Reino de los cielos se develó aún más ante quienes habían tenido “ojos para ver y oídos para oír”. En el monte de Gólgota, acompañado de pocos de sus seguidores, en el extremo dolor y fragilidad del cuerpo agónico de un Dios humanizado, se evidenciaría que el Reino de los cielos sería y es la antítesis de un reino que se instaura en un palacio, con multitudes y ovaciones. Permitiendo ser mártir, nos dejaría ver que quién realmente llegara a vivir este Reino, posiblemente terminaría de la misma manera, dando humildemente su vida para que otros y otras vivan. Para que la causa de amor, justicia, igualdad y solidaridad reine y no aquella de la violencia, la conquista, la tiranía y la dominación.

Ahora, tantos años han transcurrido y pareciera que en muchas ocasiones olvidamos la esencia de la vida y mensaje de Jesús: nos hemos vuelto expertos en condenar la inmoralidad y la falta de pureza individual (como lo hacían los fariseos); buscamos gobernar en nombre de “Cristo”, construimos grandes edificios desde los cuales lanzamos grandes shows y celebraciones multitudinarias (como lo harían los poderosos emperadores). Seguimos cayendo en las tres tentaciones una y otra vez;  demostrando que todavía no hemos llegado a entender que lo que Jesús vino a mostrarnos es una perspectiva de vida en un Reino que no sería de este mundo, pero que se manifestaría en cada una de las dimensiones humanas presentes aquí y ahora.

Tomando todo lo anterior en cuenta, si anhelamos ser sus seguidores pero seguimos amoldados cómodamente a este sistema, entonces… ¿Realmente hemos abrazado la propuesta de vida de Jesús? ¿O continuamos creyendo que Jesús solamente vino para morir en la cruz y no para enseñarnos una nueva manera de vivir? ¿Hemos llegado a comprender que lo que más nos libera es aprender a vivir como Él lo hizo? ¿Estamos dispuestos a asumir su propuesta de vida? ¿Nuestra manera de vida desafía e incomoda a los sistemas de dominación y a los opresores? ¿Nos estamos conformando a los sistemas de este mundo o realmente estamos siguiendo a Jesús?

!Todavía tenemos mucho camino que recorrer siguiendo los pasos de nuestro Maestro! Sigamos caminando juntos…

Anuncios

Sueño con un mundo otro…

Publicado: 25 abril, 2013 de marcaso7 en Reflexiones, Seguir a Jesús, Transformación

Soñé con un mundo otro…

Donde los niños juegan y los viejos ríen…

Donde el egoísmo languidece de frío en una esquina mientras que la solidaridad cada día florece como río lleno de vida…

Abro mis ojos y veo a personas, hombres y mujeres, reconociéndose como hermanos, como una gran familia, como compañeros y habitantes de una misma isla, este planeta.

Se siente el amor en el ambiente, no hay luchas ni fronteras, no hay muros ni escopetas… y el sol brilla para todos y todas.

El anhelo profundo de compartir la vida  florece como roble junto al río, inalterable, profundo, firme. Las raíces de la esperanza se entretejen en lo invisible y se abrazan para compartir la sabia de la vida.

El mundo como lo conocimos no es nada más que un recuerdo fugaz de un pasado confuso, doloroso y distante. Su mentira y engaño son escasas cenizas de lejana memoria. Ha llegado otro mundo y ha cambiado la tierra, la semilla ha crecido y la esperanza dio su fruto.

He visto corazones renovados, liberados del odio y de la esclavitud de la comparación. He visto un nuevo mundo donde no hay escaleras, donde somos iguales y compartimos el pan.

Y no hay manera de que vuelva atrás. He probado la vida. Me ha tomado este sueño. Me ha abrazado Su amor… y aquí eternamente viviré.

CLADE V: la opinión de jóvenes latinoamericanos

Publicado: 10 abril, 2013 de karinaars185 en Reflexiones, Transformación

logo-clade
 (haz click aquí)

Desde Noviembre del 2011 representantes de las siguientes organizaciones y movimientos de jóvenes de varios países de América Latina: Transforma Joven, Red Miqueas, Desafío Miqueas, Kairós –Comunidad y Cambio-, Red Fale, CIEE, JPC Uruguay, Compassion, CLAI y Visión Mundial; iniciamos un proceso de construcción participativa de la Consulta “Jóvenes Protagonistas para la Transformación”.

En las 7 publicaciones anteriores revisamos la vida de Jesús, sin entrar en mucho detalle. Precisamente, porque Jesús mismo no nos deja conceptos clarísimos acerca del Reino; ni peor aun el 1- 2- 3, a manera de receta que nos guíe sobre cómo se debe vivir este nuevo mundo. Nos deja, sin dudas, claramente evidenciado que este Reino no se parecería en nada a lo que hoy vivimos como sociedad mayormente consumista, egocentrista e individualista.

Por lo tanto, nos quedan muchas preguntas por plantearnos a todo nivel. Hagamos pues un alto en el camino, para reflexionar en las maneras en cómo estamos percibiendo y siguiendo a Jesús y cómo estamos viviendo y transmitiendo el Reino de los Cielos. A continuación, algunas preguntas que intentan guiarnos en esta reflexión:

  • ¿Por qué si somos amados incondicionalmente por Dios aún seguimos buscando con tanto ímpetu poder, riquezas y ser reconocidos, hasta el punto de competir con otros?
  • ¿Por qué si el amor es la ley por excelencia que sobre pasa a todas, seguimos normas estrictas que mas bien nos alejan de la gente?
  • ¿Por qué si somos ciudadanos del Reino de los cielos vivimos igual que todo el resto de la sociedad?
  • ¿Por qué decimos que estamos bien con Dios cuando ni nos preocupamos de los demás, a pesar de que los 2 mandamientos están interconectados?
  • ¿Por qué nos permitimos discriminar, juzgar y hasta odiar, si el mandamiento es amar?¿Por qué en lugar de buscar la justicia y empoderar a quienes más oprimidos han sido por el sistema, somos parte de esa opresión o bien somos indiferentes ante esa realidad?
  • ¿Por qué a quienes tienen dinero o influencia buscamos dar honor y no restituimos la dignidad de aquellos maltratados y violentados por los valores ridículos de la sociedad?
  • ¿Por qué seguimos buscando hacer el bien a otros porque nos dan pena o lástima, si para en el Reino de los cielos son considerados los mayores y más importantes?
  • ¿Por qué las mujeres, jóvenes, ancianos y niños siguen teniendo oportunidades y sitios desfavorecidos en la sociedad y la iglesia?
  • ¿Por qué manejamos la “Iglesia” con la misma organización piramidal que el mundo empresarial?
  • ¿Por qué quienes ocupan puestos “altos” tienen el derecho de maltratar, manipular y mandar sobre las vidas de otras y otros?
  • ¿Por qué seguimos “conquistando” con el evangelio, si Jesús demostró el Reino compartiendo su propia vida con los demás?
  • ¿Por qué pensamos que repitiendo una oración “de fe” la gente será salva, si Jesús jamás hizo esto y más bien modeló la salvación como una constante metanoia (cambio de actitud o perspectiva) a lo largo de la vida?
  • ¿Por qué enfatizamos tanto más en la oración, el ayuno, la guerra espiritual que en la acción concreta encarnada en la realidad de la gente?

Son muchas las preguntas que debemos plantearnos y aunque estas incomodan y desafían radicalmente nuestras vidas; debemos hacérnoslas. Seguir a Cristo es un camino de constante transformación, arrepentimiento, negación y renovación; por tanto no sería de un discípulo el quedarnos con lo que hasta ahora hemos conocido y experimentado.

Acompáñanos en esta aventura de seguir descubriendo a Jesús y dejarnos transformar en cada paso por Él…

Las Bienaventuranzas–José Comblin

Publicado: 5 febrero, 2013 de karinaars185 en Movimiento, Transformación

Jesús dice: ¡“Bienaventurados los pobres, porque el reino de Dios les pertenece! ¡Bienaventurados vosotros que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados! ¡Bienaventurados ustedes que ahora lloran, porque han de reir!… (Lc. 6,20-21).

Explicaron esas bienaventuranzas como siendo palabras de consuelo: “Consolaos vosotros los pobres, porque el reino de Dios les pertenece – ¡en el cielo! Bienaventurados los que tienen hambre, porque serán saciados – ¡en el cielo!…” Sería como una recompensa o un consuelo por la paciencia que tuvieron en la tierra. Eso fue repetido durante siglos, hasta el momento en que los trabajadores y los pobres del mundo se rebelaron y perdieron la confianza en los predicadores.

Sin embargo, Jesús quiso decir: “¡Levántense los pobres! ¡En marcha! ¡Vosotros vais a realizar el reino de Dios! ¡Levántense los que tienen hambre! ¡En marcha! ¡Vayan a conquistar la comida! ¡Levántense los que lloran! ¡En marcha! ¡Viene el momento en que vosotros vais a reír!”. Con eso Jesús quería darles ánimo a los pobres, movilizar sus fuerzas, darles coraje frente a la falta de esperanza. ¡No quiso aconsejar a los pobres el quedar esperando que del cielo les viniese un cambio sin que ellos tuviesen nada que hacer, como si la pobreza fuera en sí misma una virtud que Dios fuera a recompensar!

Esa fue la interpretación de las elites sociales, de los privilegiados y muchas veces una expresiva parcela del clero simplemente repitió la interpretación de los poderosos, haciéndose portavoz de los privilegiados, consiguiendo la pasividad de los pobres por razones religiosas. Ese fue el gran escándalo de la historia. El mensaje que debía levantar el ánimo de los pobres fue desviado y sirvió para mantenerlos en la pasividad. Les enseñaron a conformarse con su pobreza, en lugar de convocarlos para luchar contra esa pobreza. ¡Fue la gran traición de los clérigos! Desgraciadamente esa traición todavía continúa en muchos lugares que todavía cultivan la antigua cristiandad.

(Párrafos del ensayo “¿QUÉ ES LA VERDAD?”, DE JOSÉ COMBLIN)

Tim Keller nos ofrece en este video una aproximación diferente a la interpretación de la parábola del “Hijo pródigo”.

Dios Pródigo – Tim Keller from Marco Andrade V. on Vimeo.

Jesús manso y humilde

Publicado: 10 junio, 2012 de karinaars185 en Seguir a Jesús, Transformación

Sin duda una de las cualidades que más han desafiado mi vida en mi seguimiento a Jesús, es su humildad.

Cuando me siento menospreciada o burlada. Cuando mi opinión no es tomada en cuenta como yo quisiera. Cuando en una discusión no termino teniendo la razón y veo que las cosas luego siguen iguales. Cuando siento orgullo en mi corazón, pensando que soy de alguna manera mejor que otra persona. Cuando pienso que he servido demasiado y que debería hacerlo otro/a. Cuando mi corazón se siente satisfecho con tan solo haber pedido perdón sin haber tomado una actitud aún más radical..como amarle y servirle a esa persona. Cuando me doy cuenta que estoy tomando decisiones por mi propia cuenta.

Son en estas ocasiones y en decenas de otras más, cuando al recordar la vida de Jesús me siento profundamente confrontada y lo único que puedo hacer es rendirme a sus pies, porque Él…

Comió y bebió con cobradores de impuestos y con pecadores. Marcos 16

No es un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Hebreos 4:15

No puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve que el Padre hace; porque todo lo que el Padre hace, eso mismo lo hace el Hijo. Juan 5:19

No vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Mateo 20:28

Se levantó de la cena, se quitó su manto y, tomando una toalla, se la sujetó a la cintura; luego puso agua en un recipiente y comenzó a lavar los pies de los discípulos, para luego secárselos con la toalla que llevaba en la cintura. Juan 13:4

Quien, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo y tomó forma de siervo, y se hizo semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:6-8

Cuando lo crucificaron y la gente se burlaba de Él (mientras experimentaba un profundo dolor integral), intercedió: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Lucas 23:34

Por tanto, hagamos tal y como Él nos lo pidió:

Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana. Mateo 11:29-30